jueves, 27 de abril de 2006

Apaga la luz...



Apaga la luz,
sirena de mares oníricos,
apaga la luz...
transformate en crisálida
de alma viajera,
condenate a condenarme
de tus sueños húmedos,
transformate en silencio
palpitante y profundo.

Convierteme en raíz
y tierra,
desnuda tus fronteras
impacientes de rocío,
mientras peino
con estrellas de tu cuerpo el frío.

Apaga la luz
princesa,
permite de mis manos
y mis dedos
su actuar con destreza,
mientras unidos
los sueños,
harán de oscuridad
su presa.

Apaga la luz
valquiria,
guerrera del deseo,
y araña con tus párpados
celos destrozados,
enciende el fuego de Proteo
que purifique esta lujuria.

Apaga la luz ,
angel del día,
mientras matas mi agonía,
cercena la monotonía
de este verso profano,
sentimiento que cercano,
transtorna esta, mi poesía...
Publicar un comentario