jueves, 27 de abril de 2006

Carta de un ilegal al pueblo estadounidense...


Antes que nada buenos días, tardes o noches, no se realmente que tiempo es afuera, estoy escondido, mi corazón palpita demasiado,-afuera una redada empaca a mis amigos, conocidos, extraños, gente buena que su único delito es ser hispano, afro o asiático sin un green card en los bolsillos-; no se cuanto tiempo mas mi corazón pueda resistir, esta desesperación, esta angustia,- las noticias han llenado de fobias inexistentes mi cabeza, mi valor se ha agotado, solía ser un hombre fuerte, o una mujer valiente, segun sea el caso-; mi reflejo en el espejo se ve cansado, son extenuantes las jornadas en el campo, el restaurant, las fábricas,- saben, quizá no, para poder vivir tengo que tener mas de dos trabajos, mis hijos sufren de la falta de mi, de mis momentos, mientras yo pierdo la fortuna de disfrutar la vida, el ilegal no tiene vida, nació pa ser esclavo del capitalismo-; hoy me siento mal, quizá es la presión, un pequeño dolor entre mi pecho, nada puedo hacer respecto a eso, esas cosas perdieron su importancia al cruzar esa extensa línea que divide el razonamiento entre los hombres que realmente son libres, -mientras gozan de su esclavitud de fobias y miedos inexistentes por color o raza, por idealismos o religión, linda falacia de esta vida sin censura-; presiento que vine de alguna manera a perturbar el sueño de la libertad, del libre albedrío, plante mis pies en el desierto, en medio de un camión lleno de sueños fustrados, tratando de encontrar en mis vacios bolsillos un pedacito del tan famoso sueño americano, ese que en la tv, en los periódicos, en la internet nos bombardea a diario,- quize probar que se sentía ser un hombre libre, y ya ven casi por poco lo consigo-; deje todo en el pasado para poder disfrutar de su vida plena de lujos, de razas, condiciones, quize emular cada historia de éxito, cada momento de gloria, quizá ese fue mi único pecado, sentir en mi piel lo que siempre ha sentido el que ha vivido en suelo americano, tu naciste aquí, es cierto, pero esta tierra realmente tampoco fue tuya, veniste y conquistaste, y aunque no lo creas, como un ilegal en el pasado tambien entraste, - la diferencia entre nosotros, quizá es mínima, tu tomaste con poder el suelo que al piel roja pertenese, mientras yo, pague con sangre, sudor y algo de dinero, el privilegio de estar aqui en tu suelo-; de tu sombra he vivido muchos años, he comido cuando he tenido suerte, trabajado en los trabajos mas dificiles que ustedes pueden ofrecerme, mi salud se deteriora dia con dia, pero sigo aqui tratando de brindar a tu economía el respaldo de mi mano de obra CALIFICADA Y BARATA, se que piensas que no soy letrado, que no me comparo en nada a tu inteligencia de estudio superior, que soy un indio- de lo cual estoy muy orgulloso-, y que muchas veces no merezco vivir, se que piensas que soy el que roba, el que delinque sin ton ni son, - acaso solo la piel morena tiene el color del delito marcado como cicatriz indeleble en el alma-; se que piensas tambien que por mi causa tu sufres del desempleo, de la falta de comida en tu casa, de la falta de comodidades, de tu inseguridad, pero aún remarcando todas nuestras faltas en tu manera de vivir, lo único que puedo reclamar, es que no puedas verme como ser humano, respiro como tú, me sustento como tú, quizá no hablo tu lengua, pero este país hablo en mil lenguas antes de tener su propio idioma, y aunque no lo creas respeto tu ideología,-por eso estoy aquí viviendo ilegalmente, por que admiro todo tu desarrollo, tu armoniosa comunión con la vida, admiro tus movimientos políticos, tus raíces que son extensas, tienes la fortuna de incluir a todas las culturas resumidas en tu seno-, se que no puedo cantar tu himno nacional, y se su nombre hermoso MARSELLESA, cuando escucho su melodica tonada no tengo que entenderlo para poder sentirlo vibrar en mis entrañas, es como poder escuchar mi propio himno, multinacional, y sabes por que, por que la esencia de los himnos nacionales siempre ha sido la misma, hablan de la libertad, de los sueños forjados con gloria, dolor y sufrimiento...
yo, el ilegal, se tambien que debo respetar tus leyes, pero como hacerlo si para ti no existo,al menos como un ser humano, y algo muy crudo y real, es que hasta un pequeño animal puede tener mas derechos que yo, me niegas tus servicios, tu mirada, tu amistad, me niegas un derecho universal el de la libertad de vivir dignamente, y yo solo te miro sin reclamo, sin protesta, bajando mi cabeza, me haces olvidar que el mundo vive del amor al ser humano, me dices que no tengo nada bueno que ofrecer, pero sabes algo, si agacharas un poco mas la mirada hacia mi, sin el miedo, sin esa enorme distancia que da la ideologia de razas, podrías disfrutar tambien de mis sueños, mi cultura, mi propio sabor latino, asiatico, o africano, yo tengo tambien historia, importante tanto como la tuya, vivi miles de luchas para lograr subsistir, y supe mezclar las condiciones ideologicas del mundo, tuve un gran maestro en la historia, y ese maestro has sido tú, muchos cambios en el mundo se han originado gracias a ti, y los hemos aceptado, nos los has impuesto, si por tantos años he cedido, por que no ser reciprocos, te puedo dar miles de razones del bienestar en tu suelo de mi prescencia, tienes frutas y legumbres frescas todos los días en tu mesa, mi esfuerzo ayuda a los pequeños empresarios a dar impulso a sus negocios, yo mismo he creado negocios en tu suelo, una muestra es la cantidad de negocio de los cuales tus sistema monetario vive, no tengo un seguro legitimo, pero pago los impuestos que tu pides por obtener un beneficio, dinero que se jamas podre ver en mi bill médico-que tengo que pagar al cien por ciento muchas veces-, muchas veces puedo tener un telefono, usar tu energia electrica, tu gasolina, y pagar el precio que me pides, guardo en tus bancos un poquito de lo que obtengo y asi le doy valor a tu bolsa monetaria, compro en tus grandes consorcios nacionales ropa, comida, zapatos, cuadernos, libros, pago muy bien en tus centros de diversión cuando el caso lo amérita, uso tu transporte público, y tan solo soy 11 millones que entran de mas en tus arcas monetarias(pretendiendo que solo un dolar fuese mi valor como valuación por mi estadia en tu suelo), y solo recibo de ti tu odio, tu indiferencia,tus insultos, que misfortuna la mia, verdad, y te dirás tal vez: si no te gusta regresate por donde veniste- pero a veces eso es imposible, por que ahora quizá tengo hijos, familia, que como tu también son americanos, no puedo abandonarlos- aunque a veces realmente quisiera-, tanto me has degradado, y sabes por que, tan solo por que soy, a tu parecer un ilegal hispano, asiatico o afro...
pero bueno eso no tiene la mas mínima importancia, se supone que lo que vine a pedir es una disculpa, una disculpa a ti, pueblo americano, por pisar tu suelo- que alguna vez fue también suelo mexicano-; por cambiar tu estilo de vida, por brindarte un comfort, por hacer de tu nación algo mas grande de lo que no pudiera haber sido, y tienes razón, 11 millones de ilegales no hacemos la mas minima diferencia, y te pido disculpa tambíen por eso, y se muy bien no tienes que disculparte, como quizá nunca lo hiciste con LUTHER KING Y SU FAMILA, CON CESAR CHAVEZ Y SU MOVIMIENTO, CON TUS HIJOS QUE HAN MUERTO EN UNA GUERRA QUE NO TIENE LA MAS MINIMA RAZON DE SER, alguien dijo, muy sabiamente, nunca hagas a otros lo que tu no quisieras que te hagan, quizá tal vez si algún dia puedes comprender que el poder no esta en el dinero, ni en la mejor fuerza armada, o en tu dominio político mundial, podrías sentir lo que es dar un pedazo de pan al mendigo que muere en la calle y al cual muchas veces ignoras, al niño que de inanicion muere, o en esas religiones que tu piensas no merecen respeto, entonces podrias ser libre sin tener que luchar para llegar a serlo, y si despues de eso te queda algo, lo mas mínimo,solo un favor te pido,
PODRIAS LLEGAR A VERME TAMBIEN COMO TU HERMANO.
Atte. Un ilegal que te habla con el alma y que te quiere
Publicar un comentario