jueves, 27 de abril de 2006

Mi primera vez...

No puedo hablar de ti
soy un caballero,
mas sobrío he de decir,
todo acerca de tu noche;
-valle de prodigios húmedos
y venusianos, pétalo escarlata-;
lenguas ardientes pactadas,
dejando a descubierto
tu piel en claro oscuro,
mano furtiva que te parte,
profanando la herida
de tu corazón abierto;
mientras tú
arabas mi piel inerte
yo febril bebía
de tus jazmines,
preciosa savia,
fue mágico el solsticio;
tu oleaje, arremetiendo
con gran fuerza,
formo indelebles marcas
en la arena con olor
a rostro de párpados
vencidos;
tornamos los alientos
en hogueras agitadas,
mientras de caricias
remolinos desgastaron seda;
un instante se volvió
silencio,
y tus cabellos reposaban
tiernamente entre mi pecho,
nos bebimos el amor
a cuenta gotas,
cruenta fue la lucha
total por el dominio,
perdiste tú,
perdí yo,
gano el amor...

Antes de partir
me robé tu imagen
dormida y despeinada,
me vestí con tu recuerdo
y lentamente sin voltear,
me aleje sin irme.
mi esencia yace
encadenada a tus pistilos...
Publicar un comentario