domingo, 15 de febrero de 2009

Nocturno adolorido



Hoy la noche ha sido mas lenta,
los minutos se han desvanecido
a cuenta gotas de mis ojos,
la soledad temprana
se descolgó del miedo;
las voces huyeron de mi sábana,
los rostros del pasado
renacieron entre espacios muertos,
todo se hizo silencio...

La noche se olvido de cobijarme
los sueños nuevamente;
mi memoria se ha perdido entre el vació
de estelas y latidos estrellados,
remanzos de cordura que aún habita
entre los muros y paredes.

Hoy la noche se ha fugado,
se ha perdido de mis manos frías
y torcidas, gélidas de nada, tan vacías...
Y me devoro el tiempo,
a bocanadas de recuerdos vivos
y me devoro el alma,
me devoro el alma...
y muero de noche devorado,
desgastado en versos viejos
en papeles oxidados,
y revivo, y suspiro...
los poemas tan dolidos
de mis manos se han desvanecido,
se fugaron con el alba
entre lágrimas tontamente decorados...
Publicar un comentario