jueves, 21 de julio de 2011

Por si mañana muero...

Por si mañana muero
hoy dejo fe de mi silencio
y mis verdades, de mis gustos
y mi amor por aquellos que en vida
fueron siempre mis mejores amistades,
por si mañana muero
hoy sin temor alguno y con la cara al viento
levanto mi copa y brindo por todos
y cada uno de aquellos buenos tiempos,
por cada instante que provocó en mi sonrisas,
por cada tiempo donde en compañía
y silencio se celebro al llanto.

Por si mañana muero y no me queda
quizá ya mucho tiempo, hoy te digo
a ti... a ustedes... los que leen
y degustan de la magia de estos versos,
gracias infinitas por estar aquí conmigo
caminando eternos este singular momento.

Por si mañana muero y dejo algo pendiente
un te quiero mal guardado en mi corazón,
un adiós que se ha olvidado detrás de mi razón,
por si mañana muero y no puedo ya tener
la oportunidad de hacer lo prometido
no por ganas ni por pereza sino por haberme ido,
os dejo aqui mi testamento, mi voluntad
para que pueda ser cumplida despues
de aquel que será mi ultimo aliento.

A mis amigos dejo, las horas y los momentos
que vivimos, mis sonrisas, alegrías y uno que otro
humilde firmamento compartido, les dejo mis letras
mis versos que jamas han sido perennes
ni tampoco faltos de bellos motivos.

Les dejo mis horas al vuelo del aire
las coplas cantadas bajo de una tarde,
millones de estrellas tatauadas con mis pensamientos,
la luna de un cielo  de  octubre en claro firmamento.

Les dejo los dias, noches y mañanas
en que mis silencios velaron
sus cuentos de almohada,
les dejo mi palabra suave y desnudada
que siempre fue en sus manos,
solo una humarada.

Les dejos disculpas por todos los tiempos
y por mis ausencias que fueron extensas,
por los cumpleaños nunca festejados
y por las palabras de aliento sin ser escuchadas.

Les dejos mis palabras sinceras y tibias
que en verdad los amo y extraño los días,
llenos de sonrisas, ruido y alegrías.

Y no es por desidia que los abandone
es que el dia pedido ya  esta tras la puerta,
y no quiero irme sin decirles algo
y dejar partidas con dudas inciertas,
que fui muy feliz no puedo negarlo
que ame tanto tanto y no supe entregarlo
que tarde en esta vida el tiempo preciso
y que en retirada me voy muy contento,
que la dicha tuve de verlos a un tiempo
y decirle bueno, se acabo mi tiempo.

Y no son poemas ni coplas ni nada,
solo lo que llevo en mi pecho abierto
sueños e historias que son en mi almohada
la historia que he escrito y que todo es cierto,
no hay nombres ficticios ni pasiones muertas
son horas de juicios y canciones ciertas
los pasos que he dado desde que en mi puerta