sábado, 21 de enero de 2012

Debajo del Árbol de los sueños...


Una banca, dos almas, un solo sentimiento...


El viento nos roza las caricias
en este atardecer que se detiene,
la magia del silencio nos absorbe
y un suspiro nos acerca el alma...


Sentados en la banca solitaria
de la colina eterna de los sueños,
hablamos del mañana
de todo aquello que no haremos,
cuando los sueños se deslicen 
tiernamente entre una sabana,
hablamos de distancias fragmentadas,
de los tiempos forajidos, que desdicen,
las palabras con amor ilusionadas...


Hablamos del intangible tacto
de los cuerpos humedos,
ese que de versos hacemos
y en nocturnos deshacemos,
las huellas surrealistas de un contacto,
ausente entre la llemas de los dedos...


Hablamos del silencio en nuestros tiempos,
de lo cotidiano e infertil del día a día,
de la imagen de dos almas caminando por los campos,
de la espera por llegar a la colina,
de extrañarte en mi alegria
y en la belleza de cada rosa cristalina...


Hablamos de la noche tejida entre deseos,
de los vuelcos, del sudor, de tus aromas,
de la caricia imperfecta, solitaria...


De la luna que circunda tu figura,
eterna, translúcida, total e imaginaria...


Del latido crisálido, que volará en poemas,
de lejania y ausencia, de tu falta
y nuestra desventura...


Y asi lenta la tarde se termina,
se nos escapa un momento mas
sentados, debajo del arbol de los sueños.


Publicado en Mundo Poesia en 11/06/2006 00:31

Publicar un comentario