jueves, 21 de marzo de 2013

Despertar...




La mañana se desliza
aún adormecida de mis párpados,
los trinos de afuera
me enseñan el canto
de una mañana nueva,
las estelas oscuras
se marchan solitarias
por las esquinas esquivas
de mi vieja casa,
la humedad de la vida
me envuelve las pupilas
semiadormecidas,
las cobija de la frialdad
que aún no se marcha
y que renuente se mantiene
de la noche que se siente ausente...

Las sábanas aún tibias
junto a su olor ardiente,
-lugar de sacramento
onírico y durmiente-,
me retienen en cadenas
de cristáles nítidos de ideas,
visiones sin manos
sin dedos , ni tactos,
que me dejan huellas
de caricias lejanas sin contacto...

-Ay de esta soledad cercana
de la vida silenciosa, fría y vana...-

Y siento en la carne
sus besos aún despiertos,
-esos que solo de noche
resucitan de su encierro-,
Y siento su esencia
en mis labios que desean
seguir la noche plena de su encuentro..

Mas todo se evapora
junto a la sonrisa de la vida,
en el horizonte
veo su cara y siento
con la brisa aún su aliento...
cierro los ojos que dan vida
a la eternidad de mi suspiro,
y lentamente en su cofre
de inocencia y de recuerdos
la retengo, la guardo...
para volverla a liberar
cuando el crepúsculo
pinte carmínes en mis pupilas
dilatadas y casi perdidas...

Ummmm respiro su nombre,
ahhhhh y exhalo lentamente
de la noche su recuerdo,
la luz del sol
con certero golpe,
de mi almohada como siempre
certero e inequívoco
se la llevado...

Que momento tan bello
es mirar la luz del sol
entrandote con fuerza
de los ojos hasta el alma...
y sentirte ...
y besarte la memoria
con mis alas que se alejan
y se entregan a tus voces
de noche vertida entre mi cama...
Publicar un comentario