lunes, 1 de abril de 2013

El Dilema...


La una, la del tacto inevitable...
sabor a sal que se incrusta entre mis dedos,
pasión sin limite que demora mis delirios,
una sonora llamarada de caricias que despiertan
de lo dormido deseos tan infinitos...
portadora es del fuego que me incendia
la carne olvidada del pasado, 
química corporal que solo es lecho
sueño nocturno que jamás podría ser morada.

-

La otra, que no es lecho pero es casa...
dulzura es su voz en mis silencios,
sus ojos son belleza inevitable, conjuro de una noche
interminable...
su risa es mi alimento inevitable,
de ella el alma queda satisfecha, y la vida...
la vida comienza entre sus labios,
dejándome en las manos un dilema.
Publicar un comentario