sábado, 29 de marzo de 2014

Carta a tí No. 3




Tus manos...

     Hay algo acerca de tus manos, una atracción karmica que me une a ellas, esas tus manos lindas y suaves que sostienen mi mundo cuando este se hace carga inmaterial sobre mis hombros, tus manos, tus pequeñas manos que son lo suficientemente exactas para sostener las mías, tan cálidas y tersas tan de niña, pequeñas manos mías cuando estoy contigo, pequeñas manos mías cuando no te veo y te extraño y quiero sostenerlas y respiro y me hago en bocanadas de humo de cigarro, y veo entre las ramas de los pinos la figura de tus manos, moviéndose ritmicamente como saludando en mi mente esa pequeña memoria que llega y que se incrusta, y me remueve y se hace nombre, tu nombre, y tus manos te saludan cálida-mente posándose en mi pecho.

     Tus manos que son ese pequeño oasis que me falta, un bebedero de proezas y artilugios que crean y transforman ese mundo y este mundo tan distante y distinto que nos rodea; tus manos fuertes y poderosas, que logran cometidos impensables en mi carne, esta que es de hombre inhabitado, que es de piedra aveces y otras tantas de burdel enamorado, tus manos, si tus manos que me atrapan el alma y me estremecen hasta el calcio de los huesos, cuando se posan como suaves flores sobre lo áspero del cuerpo que han dejado los inviernos y todos sus silencios...

     Que sería yo sin tus manos en mis manos, ahora que las he conocido, no imagino caminar desnudo de ti y de tus manos, de ese cálido sentir que me rodea cuando entre ellas mi corazón sometimiento fiel ya te promete; puedo sentir tus ecos, tu respiración,  tus risas y tus miedos a través de tus manos, ellas no mienten cuando tocan las mías, y transmiten todo aquello que te nubla y te perturba, y me indica que quizás también tus manos necesitan de mis manos.

     Y todo transcurre entre estas yemas que juegan a rozarse,  que se invitan y que sin saberlo aún se pertenecen, por que mis manos reconocen en las tuyas su presencia, y son solo en tus manos la perfecta sincronía de una vida, de una espera y de un camino que solo aguarda que sin pedirlo un día caminando tú tomes de las mías...

CArta a ti No. 2



Carta a tí no. 2

      No se si leas todo esto que te escribo, si te habrás dado cuenta de toda la dualidad sobre la cual existo, de todo el caos en el que inmerso y feliz me encuentro; la vida no es fácil en estos días, donde tus ojos abarcan mi luz, donde tus labios son una constante interminable de mis horas, y tu voz esa caricia perenne que provoca mil memorias en mi mente; todo fluye tan rápido cuando estoy contigo, las horas se me escapan de una forma loca e increíble, y todo es hermoso si la vida pasa estando a tu lado, sentir el viento, ver las cosas simples a los ojos que son tan increíbles; contigo soy sin duda firmamento en noche plena con estrellas, el alma se desborda si tus manos sostienen con calidez las mías, y todo es tan preciso, tan único...

    No sé si lleguen a tocar tu fondo mis palabras, si lleguen a echar las raíces necesarias, esas que te roben los miedos, las dudas y los vicios esos que se nutren de todas tus auroras, y te dejen  por fin el alma desnuda ante mis ojos, para que mis latidos puedan cobijarla, no pido mas de lo que ofrezco cariño, no pido mas de lo que mis manos están dispuestas a dar por ti; y prometí en esta dualidad no hablar mas de amor a tu persona, pero es tan difícil, estar contigo y no sentir cosas que hacen erupción y te dan bríos para alzar la voz y sin miedo proclamar esos TE AMO hacia la magnitud total del universo, es difícil...

   Lo único de lo cual estoy consciente es, del tiempo que pasamos juntos, reímos y sentimos en intensidades similares, y aunque tu conocimiento opaca el mío, eso no me aterra, al contrario me incita y me provoca aprender mas cada día, comprender mas cada día acerca de todo aquello que guardas y cultivas, y no se si este plenamente consciente de lo que ahora quiero, de lo que estoy seguro es que lo que sea que quiera lo quiero a tu lado.

    ¿Lo entiendes?...

miércoles, 26 de marzo de 2014

El olvido esta lleno de memorias...


el olvido esta lleno de memorias...

Será que tus memorias arrasaron mi pasado de tal forma que respiro tu nombre en cada esquina de esta ciudad sin nombre, de estas calles que vacías se llenan con tu aroma en madrugada, será acaso que mis silencios se detuvieron en el instante en que tu risa derribo todas mis excusas, mis modismos semitistas e indoloros, será que la cordura de mis días de soledad se corrompieron con tu explosiva forma de caminar, aún ahora en este instante, a estas horas tan desiertas, eso que llaman tu fantasma recorre el silencio de esta habitación sin forma...

Y no entiendo las razones que me incitan a pensar en tu espacio que se ha quedado diluido entre mis palabras francas, que miedos y que monstruos he dejado bajo de tu almohada, ha de ser terrible sentirse así tan amada, por alguien que de ti no espera nada, ha de ser terrible tal vez, eso no lo se pero suponiendo que alguien se tome la ironía de cobijar tus alas, de pretender tu aliento, de sostener tus manos en medio de la insensata realidad que es esta vida, sin que de ti jamás se espere nada, y ahora entiendo los porque, de los olvidos llenos de memorias, y aunque hoy le digo a la razón que ya te olvido, el corazón se niega a borrar de mi la sensación extraña que en mi han dejado nuestras historias...

domingo, 23 de marzo de 2014

Carta a tí...




     Hay muchas cosas de las que sucedieron ayer que hoy comprenderás, era el paso mas obvio y mas sincero de amistad hacia alguien, a un amigo no se le oculta nada, ni lo mas mínimo por que se perdería la esencia de todo lo que embarca esa jornada llamada amistad.

     Y bien, esta carta va dirigida a ti, mujer sin nombre, quiero que sepas que esta es mi única forma de expresarme, de decirte sin rodeos todo eso que desemboca hasta el día de ayer, no puedo seguir ocultando algo tan obvio, algo sucedió esa noche que vi por primera vez tus ojos, en aquella mesa de aquel café bar que cobijo por un segundo eterno el cruce inevitable de nuestras miradas, lo supe desde ese momento, mas no quise prever lo que pasaría después, y es que todo fue tan de prisa y tan espontáneo, que me maravillo tu mundo, tus cosas y tus muecas, tus muecas...  esas que aún ahora me provocan mil sonrisas furtivas a lo largo del día, tus ojos que parecen incrustados en mi mente como si fuesen una especie de escape a lo cotidiano, a lo mundano, y que aseguran que mi camino sea simplemente increíble, y aclaro dejando bien plantado esto, yo jamás confundí nada contigo, sabía perfectamente lo que eras y como hacía mi venías, y fue mi toro lo que agarre por esos cuernos, solo yo decidí así, a secas que te amaría, creo que es algo que no me pasa tan seguido, por que no tan seguido encuentras personas tan maravillosas en la vida, las hay de todos tipos y todas son especiales y magnificas, pero solo pocas atraen con esa fuerza el alma, solo pocas afectan con esa fuerza el curso de tu vida, me hacías falta sabes, me hacías falta en estos que son mis días, que rebozaban en calma y agonía, les diste un sabor inconfundible a mis tardes, a mis noches de franca e inocente compañía, jamas fue mi pretensión buscar tu cuerpo, por que cuerpos los hallo donde quiera, fue la conjunción del alma tuya con la  mía, eso exactamente lo que de ti sin prisas y sin dudas me atraía, y aun me atrae.

     No espero que cambies tus posturas, ni espero los milagros de la vida, se bien todos los dogmas y matices que ahora nos separan y estoy consiente de la hora y el tiempo, de los años y las metas, de los sueños cual cometas que de a poco nos separan, estoy consiente que mi otoño no es para abrigar tus primaveras, pero fue lindo ser por un momento en este invierno contigo, la flor de la canela. 

     Sin duda alguna fue un ciclo perfecto esto que vivimos, las risas, las manos, los roces inciertos, el juego inevitable que dejaba sin caprichos a la vida, las horas compartidas y los bailes, la plática... tus ojos enclavados por segundos en los míos, tus manos sujetando por segundos estos dedos míos, y esa tarde que del brazo me tomaste y caminamos, todo fue divino e importante, exacto...

     Hoy no vengo a suplicarte nada, mi amistad será para ti siempre infinita, y si yo te he confesado lo que siento, es por que así yo entiendo, que deben valorarse a los amigos, que una verdad jamás puede ocultarse y que no es bueno vivir de cualquier modo bajo el rostro de algo que es mentira, que si seguimos siendo amigos algún día, no hoy, mañana u otro día, pero si si la vida nos hace tropezarnos frente a frente cualquier día.

     Me despido de ti, esperando lo comprendas, que no fuiste tu ni yo la causa de esto que puede ser ahora una afrenta, fue solo que cuando el alma se desborda, y el agua de tus ojos corre libre, se antoja sin duda empaparse de tus horas y volverse de tus mañanas el guardián de tus auroras.

De catarsis y otras ironías... I




     El tiempo sin duda es una de esas cosas que dejamos olvidadas en cajones viejos, uno mas de los mil pretextos nunca usados antes que deambulan bajo las almohadas, sin duda alguna es esa parte inhabitada que poluta con memorias los confines áridos de nuestra mente, nos ciega y nos burla, nos arranca los segundos de nuestras vidas de manera certera y deshumanizada, simplemente nos cercena las ideas y aquellos sueños que no pasan de esa línea insípida que se oscurece al despertarse el sol con la mañana.

     Hoy no es una buena noche, afuera mis hermanos lobo siguen siendo tan salvajes y tan errados, la luna sin duda de hoy los enloquece, y yo quiero salir a danzar también esa frenética poesía que entierra en nuestras carnes la sutíl locura de la luna, esa misma que nos hace bestias entre humanos, locos, perdidos e indomables, la trasformación se acerca, siento en la carne ese trémulo bullicio, esa picazón que hiere desde el alma hasta los huesos, y lo sé muy bien, pronto su llamado dará vida a los excesos.

     Mi sangre hierve como lo hace el pavimento cuando el sol hace los suyo, mis manos dejan ya de ser las extensiones con falanges que sirven solo para aprisionar estrellas, estas garras solo lastiman, solo matan y destrozan la belleza que es la vida; mi respiración se agita mientras libre recorro las calles lúgubres y escasas de gente, esa gente, la misma que corrompe nuestros sueños y nos incita a merodear los bajos y oscuros altibajos de una vida que se niega a descansar.

     No comprendo lo que sucede mas allá de esas fronteras donde la noche y el silencio se hacen aliados imposibles, donde mis ojos detenidos parecieran perderse bajo la perpetua inquietud del que sabe no mas de lo necesario, del que permite que su mente sea una bastarda ironía de la locomoción del aire que emana entre los rostros desvencijados de transeúntes cabizbajos e inseguros,  solo se que debo continuar bajo la luna, reconociendo esos fragmentos errantes que se llaman sueños, transmutando el fuego que origina de la noche en nuestras garras cosquilleo, y olvidando nuestra errante naturaleza humana, si...

     Olvidar, olvidarnos y olvidar...
esa es nuestra única tarea. 

viernes, 14 de marzo de 2014

Confesiones al universo I

    

  Catarsis...

     No me interesa saber todo lo que has hecho, ni con quien lo has hecho, la vida es esa vorágine que todo lo absorbe y asimila, por eso exclamo que no me interesa, nada absolutamente nada de todo lo que has hecho, la bocas buscan bocas y el cuerpo sin duda pide cuerpos, pero tu dentro de todo lo mundano, me incitas y sonrió, me miras y sonrió, que delicia es saberte en todo mi universo, y no, no me interesa saber por que hicisteis tantas cosas en todo tu pasado,  siendo coherente me interesa saber, que haces que sonrió si te miro, que es lo que haces sin en la tarde plena de coloquios tu memoria recrea de un atardecer suspiros, eso...

    Eso si que me interesa, y no solo por el hecho de que existas detrás de mis pupilas que siendo tan errantes en ti encuentran la natural caricia, el sitio prometido de mis sueños, el canto de la vida que alberga sin dudarlo, esa esencia de niña debajo de tus labios, y pienso tanto en ellos, como se piensa en respirar todos los días; y me embarco dejando fuera de mi mente todas esas utopías, los banales pensamientos que me encarnan debajo de tus pieles, por que niña, yo soy hombre ante todo y ante nada, y mi mirada suele pertenecer al valle donde Venus hinco su húmeda presencia, mas con todo y contra nada y aunque quisiera me somete tu sonrisa, me somete esa mirada que deja un toque de tristeza hacia la vida, me someten tus facciones y tus risas, las miradas que todas mis defensas dejan hechas trizas, y tiemblo de miedo al pensar que llegue tarde siempre a todas esas citas, a todas esas horas destinadas a tu encuentro, y un dejo de suspiros me traduce el firmamento en tu estela que en la almohada se hace nombre, tu nombre...

     Hace tanto que no juego con todas las palabras, que no asisto a una cena tan gloriosa de ideas que se hacen trazo, soliloquio y gran verbena,  una síntesis que no es ajena, que no es propia pero que al rabo de nube que es tu voz se hace tan plena en medio de mi alma que es como una pena que busca y nunca encuentra, y que encuentra y nunca  se detiene, o se detiene y no revela, eso que habita entre tus ojos y que del silencio se hace tema, entre mis horas favoritas y simulo que eres beso con caricia, abrazo eterno quedando ya sin prisas, susurro cercano que al oído deshace su crisálida, y se transforma en fuego, pasión inerte que al sonido de tu voz se torna en mar lo que fue río, y se hace sueño lo que fuese fantasía y ahora es anhelo...

     No insisto mas, hoy te decreto, decreto al universo que eres mía y solo mía, que tus besos son mis besos por antología, y que nada de lo escrito ya supera, este grito que ahora se hace espera...

     Y no, no  necesitas decir mas, lo he dicho ya, si te quedas o te vas, no me da igual, pero si decides probar no tendrás pena, que si por ti decidí amar, sin duda alguna mostrare que si te has de quedar, valdrá la pena.