jueves, 24 de abril de 2014

Dandelión...




Pensar en vos es como un acto reflejo,
como algo que no tiene un patrón descrito,
pero que se hace cotidiano y exacto.

Es como una algarabía que se te prende del silencio,
que hace que todas tus sombras se deslicen
y tus mudas palabras atrapadas se hagan verso.

No se nada que haya de cierto, entre esos tu y yo
que aún no des-tejemos; la vida es incierta,
compleja en su simplicidad tan complicada...

Mas vos sabes hacer del delirio una carcajada,
de la monotonía de las horas un día perfecto,
y de la espera, una sonrisa en mi rostro atrapada.

No tenerte a vos o tenerte muchas veces me da igual,
me sienta bien tu ausencia, pero sin duda mejor aún
es tu presencia; contar con vos es simplemente necesario,
básico como la sed, como el frío, el calor o una mentada
en medio de la gente, que te recuerda por que eres importante vos aqui en la vida...

Y no es que no tenga mas cosas o personas en la mente,
mi mente son dos universos paralelos,
todo lo trascendental existe en el primero, las personas
los amigos, la familia, los momentos y esta mi poesía
sin duda tienen todas alojamiento en este mismo,
en el otro, vos simplemente estás vos...

Suena a locura decir ciertas cosas, pensar ciertas cosas
pero cuando todo se trata de vos, cualquier locura 
es sin duda permitida; si te dijera que en tí fusiono
todas las canciones, los poemas e imágenes que miro, escucho o en los que simplemente fluyo...
Eres algo así como todas las banderas, los oficios
las trincheras, una rosa que despierta sin tardanza
de mis otoños las mas bellas y absurdas primaveras,
un milagro, para los que fieles son creyentes
sin duda tu serías...

Suena ilogico esto, lo sé...
pero prefiero una ilógica vida contigo, 
de pequeños instantes y largas horas al olvido,
que una vida constante y sin ti...
vos sos sin duda inequívoca, en mi,
ese don de fluir.


martes, 8 de abril de 2014

Continuar...

     Y hoy comprendí, que las bifurcaciones suceden, que el tiempo tiene fecha y hora y que la vida, te indica cuando es el momento de pedir permiso para continuar tu camino, y no me entristece que no sucedan las cosas como uno desea, me entristece la idea de los tiempos que se nos escapan, cuando a la soledad le sienta fabulosa una buena compañía, y acepto el caminar sin regresar la mirada, como siempre lo he hecho, y acepto los sonrisas, las pláticas y todos lo momentos que existieron bajo esta cutícula, del tiempo y de la vida es lo único que puedo aceptar, nada mas...

    Fue un caminar estupendo, la lección está aprendida, sin duda romper tus propias reglas esta permitido, siempre y cuando el precio estés dispuesto a afrontar,  lo acepto, me llevo de todo esto la mejor sonrisa.

viernes, 4 de abril de 2014

Hay amores...




Hay amores que deben ser callados,
imperceptibles o invisibles
sin dejar de ser así tan auténticos,
tan perfectos...

Un amor así, no necesita gritarse
no necesita mostrase al resto,
solo a aquellos que íntimamente participan de el
aunque ni siquiera estén conscientes de ello.

Hay amores que duran una noche,
una vida o simplemente duran 
lo que tienen que durar,
pero estos, los callados son para la eternidad.

Por que suelen existir en terrenos
poco usuales, indómitos
febriles, podría decir que quizá mágicos,
y son simplemente tan ilógicos.

Por que estos amores son sin duda
de esa clase que no exige, inocentes
utópicos, inexistentes quizá
para los ojos mas no para el alma...

Hay amores que sin duda dejan
mas huellas que los besos y los cuerpos
que nos recorren físicamente la vida,
y sin duda estos, son imprescindibles.

Por que no hay nada que los pueda afectar,
son amores sublimes, puros, callados
amores que oscuros brillan mas 
que una luna llena sobre los estanques.

Los amores así tienden a no ser mas
que ilusión, sueño y solo pocas veces
un acto irreverente de fe y coraje,
algo asi como una historia, de esas que son de leyenda.




Carta No. 4



Tu sonrisa...


     Que agradable es tener tu sonrisa por tantas noches y días de compañía, por tanto tiempo arropada en mis pupilas sabes, no hay nada mas honesto en este mi mundo que eso, tu sonrisa, esa misma que me hace caminar como flotando a veces, que me hace sonreír de la nada todo el tiempo...

     Que maravilloso es tenerte y guardarte siempre en una memoria que lleve por imagen esa curva hermosa que hacen tus labios, esos mismos que mi mente muerde y deshace cada vez que entre ellos se asoma, precisamente tu sonrisa.

     Se me hace una adicción divina observarte y contemplarte, y hacer este intento de arte con esos remanentes de las horas que me quedan cada vez que salgo a verte, y no es decir ni hablar de cosas profundas o sentimientos de esos tan humanos, no, lo tuyo es mas perenne, una adicción interminable, que se antoja diaria, a todas horas a todos tiempos, si llueve o si el día es hermosamente soleado, pero tu sonrisa fluye mas en horas nocturnales, se hace intensa y profunda y es ahi, en las noches donde tu sonrisa sin duda amiga mía, si que me enamora. 

miércoles, 2 de abril de 2014

Hablando de anoche...





 Y la vida dio sus vueltas, y el silencio hizo de la noche sus revueltas, mientras tanto tu ahí y yo acá, jugando a ser las marionetas caprichosas de mil vidas apartadas, (-y me pregunto, por que es que no te amo?-) ...

     Esta noche llegas despacio con la humedad que reina en el ambiente, y te empiezas a impregnar en mis historias, evocando ahora mismo la de ayer entre mis manos, esa que comenzamos al derramarse el café sobre tus labios, que resecos y áridos gritaban esa imperiosa necesidad de mis labios en los tuyos, - te extraño-; susurraste entre mi oído, y la sensación fue casi inmediata, mis labios rozarón despues de tanto tiempo sin querer los tuyos, nos miramos fijamente mientras nuestras manos sudaban los segundos, nuestros dedos jugueteaban febrilmente a sujetarse lenta y silenciosamente, como vislumbrando el cenit al cual pronto llegarían nuestros cuerpos.

     Te tome lentamente la cintura, te acerque a mi pecho, y temblando aún bese tu frente, sabía que no sería nada justo, que tus heridas volverían y que tu memoria sonreiría sobre una victoria tan esperada, -regresé- y tu sonreíste, y lo sabías perfectamente, como moldear mis ganas y mis manos, como atrapar estas pupilas que errantes volvían de nuevo a casa, tu morada de piel salada y madrugadas tibias; y te diste media vuelta, sabes bien de esa locura que me transforma, ese olor a cabello recién lavado, y de mis manos sosteniendo esa dureza delicada de tus pechos; te contoneabas e irritabas mis sentidos con cada roce de tu candente movimiento, nos basto un beso y las ganas explotaron sin pretextos, no hubo prisas, sabes bien como controlarme, y en ese toma y daca te atrape por debajo de la falda, y el suspiro quedo atrapado entre mis labios, no habría tregua entre todas nuestras ganas, ni gemidos que te dieran un respiro, lo sabías, entre mis dedos surgía de la noche y del momento el cometido. 

     El sofá nos atrapo enseguida, trenzados en esa inicua lucha de dominios, tus labios mordisqueando mis lóbulos, mi pecho, la protuberancia frontal de mi garganta, y ese pequeño espacio que me vuelve loco cuando tu lengua se aferra entre mi lengua, quisiste detener mis manos, que desabotonaban todo a su lento paso, como queriendo detener el tiempo de ese pequeño juego, -lo disfrutabas como nadie, como nunca-, y así se nos fueron las horas, la madrugada que parecía tan eterna, y cuando mas vulnerable estabas, venus y mis labios conjuraron los extraños maleficios que habitaban tu entrepierna, y sumergiste con coraje mis ideas en tu sexo que ardía y me dejaba impregnado en el rostro las ansias contenidas desde aquel adiós que fue tan impreciso...

     Terminamos recostados uno junto a el otro, y suavemente a mi oído susurraste los mismos motivos que me hacen no amarte, - debes irte, el ya casi llega-; y recordé el vació y las horas perdidas de sueño y esa magia que nuestros cuerpos producían, y estos mismos pasos que ya me decían, que despertar tan solo era sin duda, nuevamente una estúpida y cruel fantasía...