viernes, 4 de abril de 2014

Carta No. 4



Tu sonrisa...


     Que agradable es tener tu sonrisa por tantas noches y días de compañía, por tanto tiempo arropada en mis pupilas sabes, no hay nada mas honesto en este mi mundo que eso, tu sonrisa, esa misma que me hace caminar como flotando a veces, que me hace sonreír de la nada todo el tiempo...

     Que maravilloso es tenerte y guardarte siempre en una memoria que lleve por imagen esa curva hermosa que hacen tus labios, esos mismos que mi mente muerde y deshace cada vez que entre ellos se asoma, precisamente tu sonrisa.

     Se me hace una adicción divina observarte y contemplarte, y hacer este intento de arte con esos remanentes de las horas que me quedan cada vez que salgo a verte, y no es decir ni hablar de cosas profundas o sentimientos de esos tan humanos, no, lo tuyo es mas perenne, una adicción interminable, que se antoja diaria, a todas horas a todos tiempos, si llueve o si el día es hermosamente soleado, pero tu sonrisa fluye mas en horas nocturnales, se hace intensa y profunda y es ahi, en las noches donde tu sonrisa sin duda amiga mía, si que me enamora. 
Publicar un comentario