martes, 8 de abril de 2014

Continuar...

     Y hoy comprendí, que las bifurcaciones suceden, que el tiempo tiene fecha y hora y que la vida, te indica cuando es el momento de pedir permiso para continuar tu camino, y no me entristece que no sucedan las cosas como uno desea, me entristece la idea de los tiempos que se nos escapan, cuando a la soledad le sienta fabulosa una buena compañía, y acepto el caminar sin regresar la mirada, como siempre lo he hecho, y acepto los sonrisas, las pláticas y todos lo momentos que existieron bajo esta cutícula, del tiempo y de la vida es lo único que puedo aceptar, nada mas...

    Fue un caminar estupendo, la lección está aprendida, sin duda romper tus propias reglas esta permitido, siempre y cuando el precio estés dispuesto a afrontar,  lo acepto, me llevo de todo esto la mejor sonrisa.
Publicar un comentario