viernes, 4 de abril de 2014

Hay amores...




Hay amores que deben ser callados,
imperceptibles o invisibles
sin dejar de ser así tan auténticos,
tan perfectos...

Un amor así, no necesita gritarse
no necesita mostrase al resto,
solo a aquellos que íntimamente participan de el
aunque ni siquiera estén conscientes de ello.

Hay amores que duran una noche,
una vida o simplemente duran 
lo que tienen que durar,
pero estos, los callados son para la eternidad.

Por que suelen existir en terrenos
poco usuales, indómitos
febriles, podría decir que quizá mágicos,
y son simplemente tan ilógicos.

Por que estos amores son sin duda
de esa clase que no exige, inocentes
utópicos, inexistentes quizá
para los ojos mas no para el alma...

Hay amores que sin duda dejan
mas huellas que los besos y los cuerpos
que nos recorren físicamente la vida,
y sin duda estos, son imprescindibles.

Por que no hay nada que los pueda afectar,
son amores sublimes, puros, callados
amores que oscuros brillan mas 
que una luna llena sobre los estanques.

Los amores así tienden a no ser mas
que ilusión, sueño y solo pocas veces
un acto irreverente de fe y coraje,
algo asi como una historia, de esas que son de leyenda.




Publicar un comentario