jueves, 29 de mayo de 2014

Decreto...



   

Hoy decreto al universo una única verdad,
que te espero orgulloso y de brazos abiertos
desde lo mas profundo de esta soledad.

Que el amor que ofrezco es de los desiertos
la lluvia espontánea que mojandolo todo se hace libertad,
y que mi sentir no es mas, que el resumen de estos pies despiertos
en mi andar.

Hoy decreto que toda mi vida fue solo creada para terminar
enredado en tus muslos, condenado a tus labios, a tu dulce y silente
peregrinar.

Decreto también que nada ha sido fácil, que toda la tristeza
que acumulo y que aún destilo, son parte inevitable de este que es mi mundo,
de las palabras y todas las historias que se anidan en mi mente.

Porque sin ellas (las tristezas) no sería el yo de este presente, el que ahora reza
a plenitud estas plegarias que de amor y de dulzura se hacen presente,
no sería yo sin duda sin en mi tiempo lo mas importante no estuviera,
y eso es tu mundo.

Así que hoy afirmo esta espera al universo, a las estrellas y al destino
que inefable debe de ponerte en mi camino, a las coincidencias ajenas y extrañas, 
a la suerte que entre nuestros lazos debe de fluir.

Aquí yo te espero bajo de esta luna, junto a los suspiros que ya te cobijan
el alma y la vida, el vientre de cuna donde aflora el sueño
que compartiremos una vida eterna, corazón a corazón...
Publicar un comentario