viernes, 21 de noviembre de 2014

Sabes...




Sabes...
Me he dado cuenta que el tiempo
no es tiempo entre tus manos,
y que la vida adquiere significados infinitos
cuando tu sonrisa y esas pequeñas pecas
hacen de su suave movimiento
toda una fiesta.

He notado que mientras hablas 
mi corazón galopa al ritmo de tu voz,
que tus palabras son como una lluvia
en verano, que refrescan en plenitud
esas vagas fantasías tan mías que resecas,
se transforman en humo de versos
flotando con ideas...

He aprendido que tomar una mano no significa 
que yo posea mas allá del contacto 
entre dos pieles, mas sin embargo
tomar tu mano es sin dudarlo mi segunda cosa
favorita en este mundo, 
lo primero que aprendí y descubrí,
fue que estar contigo es mi primer cosa 
favorita en la vida...

Y sabes, contigo no hablaría nunca de amor
ni de ilusiones o cursis y vanas palabrerías,
no...
no lo haría, pero sin duda lo que me provocas
me hace ser lo que no soy conmigo,
derrochando entre mi insomnio esa increíble
y vasta necesidad de crear con tus visiones
en mi mente, versos impregnados sin dudarlo
de todas las sensaciones que siembras en mi,
y debo decir gracias al felicitarte 
por que sin temor alguno, a estas horas
habré de cosechar poesía...
Publicar un comentario