martes, 4 de noviembre de 2014

Traigo un dolor atravesado... A mi México...




Hoy me dueles en lo profundo
en la miseria de mis carnes expuestas,
me dueles en todo lo profano que se inhala
por las calles, por tus retoños insalvables
que se derraman fuera del contexto 
que putamente llamas esperanza.

Hoy me dueles de pies fríos
y calados dedos muertos míos,
me dueles del silencio y el hastío
de caras largas y apatías, esa soberbia
que nos hace inamobíbles, viscerales perversos
de esta puta media vida...

Me dueles sobre todo en el parto
que brinda una luz de resistencia, 
un hálito de guerra ferviente contra todo
lo que duele, porque dueles así maldita sea
y sigues tan sonriente, impávido 
tan pulcro, y yo tan putamente disidente...

me dueles sin duda, mi tierra, mi raíz
mi podrida conciencia, que te ama 
y te venera, y tu agua de estanque
hiedes locura y violencia entre mi gente...
maldito seas traidor por que hoy me duele
ver que a mi amor, mi vida 
la mates vendiéndote a la mierda que es la nada.
Publicar un comentario